abuy 2

MOHAMED ALI NO ES NI CRISTIANO NI MESSI

MOHAMED ALI NO ES NI CRISTIANO NI MESSI

 

Abuy Nfubea

FOTO DE Mba Nfubea Bikie
FOTO DE Mba Nfubea Bikie (Facebook)

Se nos ha  muerto Mohamed Ali a la edad de 74 años. Un hermano más que se suma a la gran peregrinación eterna

de los que nos acompañan desde otra dimensión. ¿Te imaginas si Alí fuera un chico blanco como Rafael Nadal? Me  gustaría honrar a un verdadero ser humano que luchó sin cesar por sus creencias.

     Sé que no es un tema muy maestrean cuando el Madrid nos acaba de robar la champión con un fuera de juego Descomunal. El profesor  calificó a  Ali como un  deportista de colonial. ¿Qué es un deportista de colonial? Unos deportistas que sobresalen en el deporte y utilizan su fama para promover la lucha de su pueblo. ¡Muhammad Ali será recordado como el más grande deportista de colonial de todos los tiempos! La desaparición de una leyenda. Fue el mejor boxeador conocido en la historia del boxeo. Él fue varias veces campeón del mundo en dos categorías, de peso semipesado y pesado. Varias de sus peleas han entrado en la leyenda, especialmente contra Liston en 1964, y Foreman en Kinshasa en 1974.

 

Ali Bumaye!!!! Era la forma de celebración lingala y en yoruba  Omowale, el hijo prodigo, el transformador social y héroe anti-guerra que regresa a casa.  Sonó The  Greatest, un temazo compuesto por George Benson  se ha vuelto un clásico. Muhammad Ali fue un campeón de muchas maneras. Por eso Nunca descansará en paz porque nunca habrá otro Muhammad Ali. Pero  nunca morirá. Como otro gran ciclista Tomas Sankara  su espíritu vivirá. Como dijo otro de los rebeldes Nicolás Anelka la generación hip-hop ha perdido a un gigante de hoy, un auténtico rapero. El boxeo se benefició de los talentos de Muhammad Ali, pero no tanto como la humanidad se benefició de su humanidad. Quiero dejar muy claro que Ali no es Cristiano Ronaldo ni Messi ni Obama, es más que una leyenda que trasciende el deporte y la politiquería, fue un verdadero campeón de la política.

La cultura tío tom es un negocio pero Ali nunca quiso ser un vehículo de entretenimiento y bufoneo tan bien presentada en el cine por  Spike lee en  Bamboozled  sobre el show moderno de TV  cuyo éxito económico esta basado en la  burla de las celebrities negras tal y como se hacía en los shows del siglo XIX. Con actores con maquillaje color negro y rojo y ropa excéntrica y lujo blin-blin  para parecer más estereotipados y burlescos y carentes de ideas propias, opinión, libertad víctimas de un secuestro mental. Por ello su perdida es una doble tragedia que nos invita a una reflexión sobre la imagen ridiculizadora de las celebrities  negras en los medios de comunicación ¿y cómo esto afecta a la comunidad negra? En primer lugar porque nos quedaremos solo con deportistas y artistas Tío Tom que ni siquiera reconocen que son negros o reducen la negritud a un marco biológico o de fiesta: Marcelo, Dany Alves, Roberto Carlos aka café con leche, Neymar, Tyger Woods o Kobby Bryan, raperos con 5 tatuajes y 10 teléfonos móviles… mulatas que juegan a Beyonce porque han inventado la rueda o después de 39 años se dan cuenta que son negros. En fin, deportistas de elite que hablan y hablan pero nunca dicen nada.

 

    FLIPANDO CON ALI

FOTO DE Tomas Totom (Facebook)
FOTO DE Tomas Totom (Facebook)

Conocí a Mohamed Ali en un contexto muy difícil a 3 días de A Million Men marcha

 Creo que meses antes Dustin Hoffman y Withney Houston le rindieran un homenaje en Hollywood. La ciudad estaba tan llena que el lugar más cercano para dormir era Maryland. La  verdad estaba tan flipado en aquella reunión que no podía mirarlo nítidamente sólo de reojo. Bajo el liderazgo del Dr. Benjamín Chavis, Jr.  Que fue el Director Nacional de la marcha.

El Comité invitó a muchos oradores prominentes y otros no tan prominentes como el servidor. Fue una reunión de masas en  respuesta al llamado de Louis Farrakhan, que se llevó a cabo en el National Mall. Junto con decenas de organizaciones de derechos civiles, entre ellos muchos capítulos locales de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (pero no la NAACP nacional) formaron el millón de Hombres que el Comité Organizador  se propuso. Khalid Mohammed no hablo en marcha que era el ídolo de los jóvenes Hip-Hop Nation de mi generación, había sido silenciado por 6 meses  y poco después el ministro salió de la NOI. Era una situación muy tensa  muy parecido a la repetición del enfrentamiento Malcolm vs Elijah, en 1994. Muhammad apareció en show The Phil Donahue. Participó en fuertes discusiones con los miembros del público judío blancos. Poco después, tras una conferencia en la Universidad de California, Riverside, el 29 de mayo de 1994 recibió varios disparos por James Bess. Muchos creyeron que fue parte de una conspiración contra el Dr. Khalid. En octubre de 1995.

La segunda vez que vi a Mohamed Ali fue en Brooklyn en 1988 en el congreso mundial de la juventud negra. A Million youth March junto al Dr. Khalid Mohammed, Sonia Sánchez y una de las hijas de Malcolm X. En aquel entonces no decía mucho solo sonreía. Le estreché la mano y me miraba como queriendo decirme algo.  Es verdad, pocos y casi ninguno como él podía ser tan comunicativo.

Continuará.

RECORTADA 2

Nº 5 < JUNIO, 2016 > EDITORIAL

A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE ÁFRICA

Con RECORTADA 2motivo del día internacional de África, varias organizaciones africanas y africanistas, organizaron diferentes eventos orientados a la visualización de la actividad artístico – cultural y/o literario del colectivo africano en suelo español.

Entre las tantas y diversas actividades realizadas, merece una mención especial para mí, la mesa redonda organizada el pasado veinticinco de junio del presente año dieciséis, en el Café Madrid, por Doña Teresa Pereira en colaboración con la Asociación Cultural KÔTÎ. A la cabeza Juan Antonio Beningo. Asociación Cultural para la defensa de los intereses del Pueblo Ndowé. Mesa Redonda dedicada a publicaciones recientes (2012-2016) relacionadas con Guinea Ecuatorial, en torno al tema  migraciones hispano-africanas. Literatura  y estudios de historia y antropología.

Ese enfoque, además de ser una plataforma de aprendizaje para los africanistas, es una puerta, todavía semiabierta, que ayuda a mejorar la visión negativa y conflictiva que se tiene a cerca de este continente y sus habitantes. Sin duda alguna, Actividades de esta naturaleza, favorecen el conocimiento de ese otro lado de los países africanos del que nunca se habla en los medios de comunicación.

En dicha mesa redonda dedicada a publicaciones recientes, entre el 2012 y el 2016, relacionadas con Guinea Ecuatorial, pude reafirmarme en algo que ya sabía pero que no deja de ser sorprendente; se trata de la cantidad de escritores jóvenes y veteranos, sobre todo jóvenes ecuatoguineanos que hay y que han publicado, almenos un libro, y que permanecen en el anonimato tanto en España como en Guinea Ecuatorial, nuestro país.

Hablando de las causas del anonimato podría ser esta la ocasión perfecta para criticar la labor fuertemente egoísta de los editores de dichos autores, que sólo piensan en su beneficio y nada en el autor que les proporciona las historias con las que luego se lucran, pero, para nada, quiero echar balones fuera.

Pienso que lograríamos hacernos más visibles, si tanto los gobiernos africanos y, en la parte que nos toca, el gobierno ecuatoguineano, las muchas asociaciones culturales y socio culturales de ecuatoguineanos en España así como los propios creadores, procuraran los mecanismos que pudieren favorecer dicha visibilización.

Confiarlo todo a las editoriales, productoras y a las asociaciones africanistas, sin desmerecer el trabajo divulgativo de ésta últimas, no solamente nunca perderemos la invisibilidad, también, perderemos gran parte de nuestro patrimonio cultural que hoy se está divulgando.

LA LENGUA, SÍMBOLO DE IDENTIDAD

LA LENGUA, SÍMBOLO DE IDENTIDAD

El bubi como grupo o colectivo social, tiene un problema muy serio.

El bubi como lengua, va por el camino de la perdición. No hay nada peor y desgraciado que aquella persona que reniega de su propia identidad. De las etnias que componen Guinea Ecuatorial, la bubi es la única en la que encontrarás a  personas que no son capaces de pronunciar una sola palabra en bubi, a pesar de que sus progenitores sí lo hablan y a la perfección. Y lo que es peor, es la única en la que es fácil encontrarse con alguien que en cuento le digas algo en, o del bubi, salta y, molesta, reacciona en tono casi advirtiéndote. —No me hables esa cosa.

La lengua como símbolo identitario o de pertenencia, es un instrumento del que todos deberíamos sentirnos orgullosos y revelarnos cuando la desconocemos.

Pierde gran parte de su esencia aquél que su lengua materna no sabe, ya no escribir sino hablar. Y, ¡qué corrosión llegan a sufrir las civilizaciones que a la cultura de dicha lengua pertenecen!

Ningún progenitor debería sentirse orgulloso de su trabajo para con sus hijos, si por más formación que les haya podido pagar y, educación les haya inculcado, en dicho ciclo vital no esté incluida la lengua materna.

Esta no es una situación nueva, pero a partir de la generación de los ochenta, se ha acentuado en mayor medida, la mayoría de los nacidos en esa década y en adelante, no hablan el bubi. Y pese a los constantes avisos y advertencias de los cantantes en múltiples discos editados, no parece preocuparles a los progenitores de una generación que ha perdido la esencia de su ser.

Alguna de las razones puede encontrarse en el concepto “equivocado” solidario del bubi. Cualquiera que se adentre en un colectivo fang, es él quien debe adaptarse a esa cultura y lengua, sin embargo el bubi, a primeras de cambio, adopta la lengua del nuevo inquilino o aquella que ambos pueden compartir aunque eso, como está demostrado en el tiempo, suponga abandonar la suya. Por eso hoy en día, muchos bubis hablan más español y mucho más pichi que bubi.

En Guinea Ecuatorial, no existen ningún plan educativo ni socio cultural orientado a  preservar nuestros idiomas, aquel colectivo que se descuide, igual que lo hace el bubi, su lengua está abocada a la desaparición.

En la lengua de cualquier hombre, se encuentra la esencia de su verdadero ser. ¡Hablemos el bubi!

 

CUENTOS AFRICANOS DE LA ETNIA FANG CEDIDOS POR BARON YA BÚK LU Y LA ASOCIACIÓN PARA LA PROMOCIÓN DE LA CULTURA AFRICANA (APCA)

NVAM ÑO (La Cobra)

NVAM ÑO (La Cobra)

Érase una vez… En una aldea del África central, vivía un  hombre llamado Alú. El hombre estaba obsesionado con probar carne de serpiente.

—Deja ya de hablarme de la carne de serpiente… “Que si te han contado, que si te han dicho”… Me aburres con ese mono tema. Le recriminaba su esposa.

—Siempre hablas de lo mismo, papá —se quejaban sus hijos—. Esperamos que algún día la pruebes. Y nos dirás entonces qué tal está.

—Vale, lo siento. Intentaré cambiar de tema en la mesa —prometió el padre—.

—Ya era hora… No sé si es que no te gusta la comida que preparo —se quejaba la esposa,  algo molesta—.

—No cariño, no es eso. Lo siento  —se disculpó Alú.

Pasados unos días, Alú y su esposa regresaban de la finca y se pararon un ratito para descansar, sentados sobre un tronco que había en la orilla de un riachuelo. Alú depositó su ebará en el suelo, y la mujer estaba colocando bien su nkuéñ cuando, de repente, oyeron un ruido sobre sus cabezas. Subieron a la vez sus miradas, y vieron caer, desde lo más alto de un árbol, un bulto enrollado que, segundos después, yacía a medio metro de ellos. Era una serpiente de unos dos metros de largo. El animal giró la mirada hacia la pareja.

Fijos los ojos en el suelo, la mujer se dio cuenta de lo qué se trataba. Chilló:

—¡Ñó!, ¡ñó!, ¡ñó!, ¡cuidado, marido! ¡Ñó!

—¡¡Éeeeeeh!!  —gritó Alú, mientras salía zumbando del lugar, abandonando a su suerte a la esposa, su ebará y el machete—.  ¡¡Socoro!!

La mujer, que no se había movido del lugar, observó cómo por un lado escapaba la serpiente, y en dirección opuesta su marido, quien, sin parar, seguía gritando.

—Ja, ja, ja…  —reía la esposa—  Vuelve cariño, vuelve. Ya se fue la serpiente.

—Menos mal…, qué susto  —respondió Alú, todavía resoplando.

—Ja, ja, ja…  —se burlaba la mujer—. Es increíble, nunca te había visto correr tanto, marido mío.

—¿Te da risa, verdad?  —preguntó Alu, algo amoscado.

—Claro que sí. Tanto hablar de comer ñó (serpiente), y ahora que se te presentó la oportunidad, huyes despavorido. Ja, ja, ja…

—Vámonos de aquí, anda, que sigo asustado. Nunca había visto una serpiente tan grande. Era una nvam ñó, tenía alas en las mejillas…

Cuando llegaron a casa, contaron a los hijos lo que les había ocurrido. A partir de aquel momento, Alú comprendió que, para comer una serpiente, primero hay  que matarla.

“Nos vanagloriamos de nuestras hazañas, pero llegado el momento de actuar,  huimos como cobardes”.

logo

Nº 4 MAYO 2016 EDITORIAL

IMG_20160325_004440Nuestros creadores se desangran, producen sus trabajos y en su propio colectivo no venden. Lo curioso es que este mismo colectivo los aplaude y reverencia. Pero sólo eso.

Es una pena y una gran desgracia para la cultura ecuatoguineana, que sean otros países los que más se interesan y valoran nuestro producto cultural, sobre todo, España y los Estados Unidos.

Leer más
header1

CHARLANDO CON PALOMA DEL SOL

 

526013_106186172887104_133034645_n[1]
Foto, cortesía de Paloma del Sol.

Leer más
header2

CHARLANDO CON BRUNO FRANCES

Leer más
editx

PENSAMOS ASÍ, ¡QUE SE LE VA A HACER!

”Leer

ESCENA II

Tras terminar su copa, un rato después de que se fuera  Sikono, RAISO paga la cuenta y se despide de la camarera con un adiós con la mano. A punto de abandonar el local, en la puerta se encuentra con una conocida llamada SIKASÓ. Charlan brevemente y regresa con ella al bar.

SIKASÓ

(Antes de  sentarse, saca un libro de su bolso y lo muestra a Raissö)

RAISSÖ

(Reacciona mostrándose algo molesta)

¿Tú también vienes a venderme algo? ¿Qué pasa, ya no puede uno beber su copa en paz? Hace nada, mi amiga Sikono, que llevaba viviendo en España desde que Franco tan solo era un proyecto de sus padres, trataba de venderme una película…

SIKASSÓ

Yo no vendo cualquier cosa, amiga Raissö. Te traigo un libro precioso.

RAISSÖ

¡Más encima! ¡Un libro! (Ríe) Yo no he leído en mi vida. Eso es para mi padre, mi madre, incluso mi abuela. Ellos sí que leen y mucho. Pero ¿yo? ¡je!  Ni cuando iba al Instituto, jamás me dieron un libro para leer. (Ríe)

SIKASSÓ

Cómprales uno, entonces. Seguro que les gustará.

RAISSÖ

(Molesta por la sugerencia)

¿Por qué me tratas así? ¡No seas tan mala conmigo! (Indignada) No he pagado mi consumición.  ¿Me pides que gaste mi dinero en un simple libro?

SIKASSÓ

Igual aprendes algo nuevo después de leerlo.

RAISSÖ

¿Qué me va a contar este libro que no sepa? Nuestro país es el que es, y las cosas van como sabemos todos. Igual que yo me llamo Raissö.

SIKASSÓ

Entonces, ¿Te quedas con uno?

RAISSÖ

(Contundente)

 ¡Qué vaaaaa! Los libros me aburren, en cuanto abro la primera página, me entra sueño. ¡Que se le va a hacer chata! Es por falta de costumbre.

SIKASSÓ

Pero, ya somos mayorcitos ¿no? Ya es hora de que vayamos cambiando las tendencias por nuestra propia cuenta.

RAISSÖ

(Molesta)

¡Sikassó, no tengo nada contra ti ni te he hecho nada malo, así que, márchate de aquí y déjame beber mi copa en paz.

SIKASSÓ

De acuerdo. Me voy, tienes mi teléfono por si te lo piensas. Se han sacado pocos ejemplares, por lo que, no te lo pienses mucho.

RAISSÖ

Si, ¡pensar! Ya ni me acuerdo de lo que hablabamos. ¡Otra copa, camarera!

SIKASSÓ

(Comenta para sí, según caminaba hacia la puerta)

¡Y otra borrachera amiga!

RAISSÖ

(Molesta, habla sola en voz alta)

¡Bööö!, ¡wëtimpás! ¡Que cine1, ¡que libro!, ¡que cine! ¡que libro! ¿Qué pasa?

Se acerca la camarera y, educadamente, le comunica.

CAMARERA

Señora Saissö, ya vamos a cerrar.

RAISSÖ

Muy bien, en este caso, me voy. ¿Te debo?

CAMARERA

No señora.

RAISSÖ

Hasta luego pues.

RAISSÖ se va del escenario.