DÍA DE LA MUJER, SIEMPRE TRABAJADORA

Dsc00571

FUENTE: Archivo Basakato Yeiyeba. (Niñas, mujeres del futuro, bailando katyá)

Hoy es un día en el que todos, hombres y mujeres, antes de levantar la copa de champán, deberíamos reflexionar, mirar en nuestro interior pensar el tipo de sociedad que queremos dejar en herencia a nuestros hijos.

Hoy, día de la MUJER TRABAJADORA. Por alusiones, ¿cuántas mujeres trabajan en nuestra sociedad ecuatoguineana y en qué condiciones?, ¿cuántas mujeres pueden mirarle a los ojos a si colega de cama y decirle: “Gracias por ser i pareja, mi amigo, mi confidente, mi amante, mi esposo, y sobre todo, un buen padre”? Y, ¿cuántas son las mujeres que pudiéndolo decir, se lo han dicho a su pareja?

Sí, hay que descolchar la botella de champan y levantar la copa para no desmerecer el gran trabajo de quienes han luchado para que hoy se esté hablando de la mujer no solo como objete sexual y reproductor. Sí, hay que levantar esa copa, porque hoy a la mujer ecuatoguineana, a pesar de la precariedad, se la puede ver sentada detrás de la mesa de una oficina de trabajo, y lo que es más, si se lo propone; Ya es capaz de decirle al hombre: “¡Basta!, ¡hasta aquí hemos llegado, no volverás a ponerme la mano encima! Son pequeños pasos pero importantes. Los cuales, hoy más que nunca, deberíamos reivindicar.

Es un día también para pensar cuántos hijos pululan por ahí, huérfanos de padres. Para que exista el día de la mujer trabajadora, es porque el hombre le ha impedido e intenta impedirle ejercer este derecho. Por lo tanto, es este un día en el que también el hombre, y el ecuatoguineano en particular, debería espiar sus propias vergüenzas.

Debería preguntarse si vale la pena pegar a la mujer, su compañera, esposa, confidente; la que guarda con celo sus vicios y defectos más insospechados, para demostrar su superioridad en lo físico. Debería pregustarse el hombre ecuatoguineano hoy, ¿para qué sirve repartir tantos embarazos, si cuyos hijos, lo único que saben y llevan de sus progenitores es el apellido?

Mujer, siempre vale la pena denunciar por maltrato, aunque las autoridades, ante las cueles denuncies, sean corruptos, vale la pena denunciar porque entre tanta manzana podrida, siempre hay una que salva la cosecha. 

FB_IMG_1455998584564[1]

Liki Loribo Apo con Jose Luís Álvarez Gellego, (en un recital de poesía)

¡A LA MUJER, SIEMPRE TRABAJADORA!

A Jacinta, Ana, Lucía, las Marías,

a Carmen, Verónica, Inés, las Petras;

a Penélope, Elvira, Maricruz, la Paquitas;

a Juana, Montserrat, Ángela, Manuela, las Cristinas.

A ti, por ser quien eres,

por ser como eres:

Dulce, sensual, picarona, malvada,

atractiva, comprensiva, destructiva,

caprichosa, embaucadora, seductora, sensual.

Veneno que al corazón más duro amansa,

instigadora del pecado

que hasta el hombre más recto descarrila.

¡A TI, MUJER!

Por ser el centro del universo,

el sentido de ser de la vida.

Porque nunca pases desapercibida;

te canto,

te bailo y te grito:

¡FELICIDADES!

  Liki Loribo Apo.

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top