SOY PLAYERO

Soy playero,
inmortal guerrero contra las temporadas;
nací junto a las fragancias de la mar,
con sabor salino en la boca,
en la sangre, en la piel.

Soy playero,
marinero de norte y de sur,
de noreste y de sureste…
hijo legítimo de la verdadera mar enfurecida,
la mar cristalina y azul insulana.

Soy playero,
mis mensajes no caen en tierras mojadas
ni en tierras desérticas se atreven.
Caen en la frondosa, salina
y atrincherada mar del sur;
la mar fértil, única, como la celeste Gloria.

Soy playero,
mísero bantú de la era
turbulenta y de sin rumbo. Aquí bebí
de toda tú, mar; cuando tomo mi cayuco
y mi remo para zarpar e ir a la pesca,
nada me tiemblan las marejadas.

Soy playero,
hábil pescador sobre la mar;
si furioso comienza a soplar el vendaval,
¿me abstengo porque no veo, en medio de la mar,
dónde ir a cobijarme ni dónde agarrar?

Soy playero,
… no quieren saber nada de la airada
ni mansa mar; en cambio son todas playeras
y playeros. A la mundicia cerebral solo van,
aun soplando o no el huracán,
¿verán allí otro lugar donde agarrarse?

Soy playero,
quería ser siempre…
y no deberíais tener género,
lago y mar.

Soy playero,
y mi amada playera;
hijas e hijos, todos de la mar.

Por Francisco Ballovera Estrada.

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top