¡MAMA MÍA!

¡MAMA MÍA!

Ma hablaron de un ángel,

mil plegarias al cielo le regalé

para que me dejara ver lo.

¡Nunca ocurrió!

Me hablaron de un hada madrina,

cientos de velas quemé a su honor.

¡Nunca apareció!

Me hablaron de un tesoro escondido,

la rodilla hinqué,

las zapatillas desgasté,

en el intento el sudor me dejé.

¡Nunca vi tal tesoro!

Se me apagaba la fe

cuando por fin abrí los ojos

y en frente tenía lo que andaba buscando…

¡Y eres tú MAMÁ,

la Santa que a este mundo me trajo!

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top