LA LENGUA, SÍMBOLO DE IDENTIDAD

LA LENGUA, SÍMBOLO DE IDENTIDAD

El bubi como grupo o colectivo social, tiene un problema muy serio.

El bubi como lengua, va por el camino de la perdición. No hay nada peor y desgraciado que aquella persona que reniega de su propia identidad. De las etnias que componen Guinea Ecuatorial, la bubi es la única en la que encontrarás a  personas que no son capaces de pronunciar una sola palabra en bubi, a pesar de que sus progenitores sí lo hablan y a la perfección. Y lo que es peor, es la única en la que es fácil encontrarse con alguien que en cuento le digas algo en, o del bubi, salta y, molesta, reacciona en tono casi advirtiéndote. —No me hables esa cosa.

La lengua como símbolo identitario o de pertenencia, es un instrumento del que todos deberíamos sentirnos orgullosos y revelarnos cuando la desconocemos.

Pierde gran parte de su esencia aquél que su lengua materna no sabe, ya no escribir sino hablar. Y, ¡qué corrosión llegan a sufrir las civilizaciones que a la cultura de dicha lengua pertenecen!

Ningún progenitor debería sentirse orgulloso de su trabajo para con sus hijos, si por más formación que les haya podido pagar y, educación les haya inculcado, en dicho ciclo vital no esté incluida la lengua materna.

Esta no es una situación nueva, pero a partir de la generación de los ochenta, se ha acentuado en mayor medida, la mayoría de los nacidos en esa década y en adelante, no hablan el bubi. Y pese a los constantes avisos y advertencias de los cantantes en múltiples discos editados, no parece preocuparles a los progenitores de una generación que ha perdido la esencia de su ser.

Alguna de las razones puede encontrarse en el concepto “equivocado” solidario del bubi. Cualquiera que se adentre en un colectivo fang, es él quien debe adaptarse a esa cultura y lengua, sin embargo el bubi, a primeras de cambio, adopta la lengua del nuevo inquilino o aquella que ambos pueden compartir aunque eso, como está demostrado en el tiempo, suponga abandonar la suya. Por eso hoy en día, muchos bubis hablan más español y mucho más pichi que bubi.

En Guinea Ecuatorial, no existen ningún plan educativo ni socio cultural orientado a  preservar nuestros idiomas, aquel colectivo que se descuide, igual que lo hace el bubi, su lengua está abocada a la desaparición.

En la lengua de cualquier hombre, se encuentra la esencia de su verdadero ser. ¡Hablemos el bubi!

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top