Desde España, colaboración conjunta.


 
Plegaria de luz que agiganta las sombras. Difuminadas siluetas revelan sobrios indicios de humanidad. Declina la tarde: ámbar al trasluz. La herida del cielo perfila en el aire el tenue tendido de luminarias ciegas. Festiva nostalgia de lo que fuimos y ese asomo desprendido que nos arrastra a la vertical del tiempo. La marchita rosa señala, entre las ajadas páginas del libro, el poema que musitamos en esa travesía y retorno a lo esencial, “A qué página vuelvo / que no me inunde de luz/ (…) Qué lluvia que a su paso / no deje el recuerdo de tierra / mojada en los arriates / del corazón”
 

 
Texto. Pedro Luis Ibáñez Lérida.

Fotografía. Paco Basallote Marín.

Poema. Francisco Basallote.

Música. Federico Mompou

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top