AQUÍ NO ESTAMOS SOLOS. De Francisco Ballovera Estrada

Como viriles, jinetes
y héroes nos lanzamos al trepidante vacío,
en busca de nuestra libertad;
en medio de luciérnagas nos caemos.
…Con beso azul juvenil hipnotiza,
con veloz aire volador precisa
y, con vejez mirada ardiente del sol justifica:
Aquí no estamos solos.
Las huellas humanas son de hiel…
descontroladas, inseguras…
y sin embargo, las avispas incitan mi alma
mientras aún van volando las moscas,
pendientes para abalanzarse sobre fiambres caídos.
No nos caemos, no. Seguimos adelante;
contra el trémulo vacío,
en busca de nuestra libertad.

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top