EDITORIAL – MARZO

Desde el respeto que nos impone el arte en sí mismo, y la admiración que sentimos por la gente que goza del don de practicarlo, no importa de qué manera. En este número de Marzo, abordamos la problemática del arte ecuatoguineano en general, y del artista que practica cualquier género artístico en esta sociedad. Casi todos los ecuatoguineanos sabemos lo que hay, lo que pasa, y tal vez, por qué pasa. Pero, más allá de la crítica a lo mal que lo hace el gobierno o de cómo debería hacerlo para que el arte y la cultura se convirtieran en productos de formación social, de ocio y entretenimiento y, un medio de subsistencia para quienes lo practican; no se ha producido, ni entre los propios artistas, ni en la sociedad, un debate que pudiere reflejar la necesidad real de la actividad artística en general y cultural en el país, y, de que se gestase, a partir de este vacío y reclamo de un bien tan preciado como necesario, se comenzasen a asentar las bases, reales, reguladoras de la actividad artística en nuestra sociedad. Es por eso que, nuestro planteamiento, con los temas que traemos en este número, va enfocado, al menos, a crear conciencia, a generar discusión, discusión constructiva, entorno a la importancia de la actividad artística y cultural y al apoyo de los artistas que lo hacen posible en todas las sociedades del mundo.

No es nuestra intención ser maestros de nada. No venimos a dar lecciones. Simplemente, tratamos de hablar de la realidad social. Te traemos un testimonio, en forma de entrevista, de un curtido artista ecuatoguineano, Baron Ya Buk lu, que emitiremos en dos entregas, en la que además de mostrarse tal cual es él, expone su visión acerca del público, el artista y la actividad artístico cultural en nuestra sociedad ecuatoguineana. También se encontrarán la opinión, más generalizada, de uno de nuestros colaboradores referente al mismo tema. Y lógicamente, no podía faltar la poesía, que imprime el sentimiento de nuestro trabajo.

Amigo lector, tienes derecho a estar o no de acuerdo, tu opinión es tan importante como la de cualquiera de los que escribimos esta revista. Creemos que hablando y llamando las cosas por su nombre, y reconociendo y exponiendo, lo que consideramos un problema y una necesidad social y cultural, contribuimos a la concienciación de la sociedad y favorecemos en que todos, comencemos a ver el arte y a los artistas, en general, desde otra perspectiva, social, cultural y profesional. El arte y la cultura, en cualquier país del mundo, es tan necesario e importante como el beber agua, más aún, en nuestro hermoso, verde y plural Guinea ecuatorial, que hasta de debajo de las piedras y en la copa de los árboles, brotan los artistas.

 

En este número participan:

Liki Loribo.

Francisco Ballover Oliveira

Baron Ya Buk Lu.

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *