¿QUIÉN ES BARON YA BÚK LU?

 Baron Ya Búk-lu, cuyo nombre de pila es Juan María Ngomo Eyui, es cantante ecuatoguineano, y, se define como trovodor. Reside en España. Incansable y renovador constante de su propio trabajo. Autodidacta en sus comienzos. Su vocación artística le viene de su entorno familiar. A los catorce años formó su primer grupo musical de M’andjáng, (marimba o palo contra palo). Dos años después pasó a formar parte del grupo Kuriebé y Obó’o ku’a, con los cuales realizó varias giras por toda la geografía nacional y por algunos países africanos, realizando durante las mismas, grabaciones en radios y televisiones, consiguiendo en consecuencia, el premio al grupo revelación de la provincia de Kie Ntem. El día a día y el afán de superación insaciables, han curtido en él a un gran artista que maneja diversos géneros musicales en sus discos.

Baron Ya Búk-Lu. “Baron”, para los amigos, goza de un gran éxito, no sólo entre el colectivo ecuatoguineano y fans de otras nacionalidades en España. Su música traspasa la frontera española, en Francia cuenta con una legión de fans de afrodescendientes.

Además de en diferentes países de África, en España, ha actuado en distintos locales como las Salas Caracol, Clamores. Y en festivales, entre otros, los organizados por Worldmusic en Burgos, Ibiza, Zaragoza. Y Una gira por el Reino Unido: Manchester, Liverpool, Leeds. Pero, Baron Ya Búk-Lu, no sólo se dedica a cantar, también escribe, cuenta con dos títulos publicados: Mikaná ya midjoán y Nkóbo Fang. Este último de Proverbios, refranes y dichos en lengua fang. Editorial Ceiba.Y además, es solidario. Ha colaborado con distintos Organizaciones No Gubernamentales, Asociaciones y grupos juveniles. Entre tantos destacamos, Intermón, Festival Metrónomo… Su discografía cuenta con más de diez discos con ritmos de todos los colores y marchas. Algunas de sus canciones han formado parte de las bandas sonoras tanto de películas así como de documentales, Tanger, Pelo duro, etc. Su currículum artístico es extenso. Abarca el teatro, el cine, la escritura y, lógicamente, la música, cuyo estilo propio define como el “rock´n Búk-Lu”. Desde el cual, canta a la vida y sus problemas cotidianos, evitando, sobre todo, juzgar.

A continuación, os invito a que nos acompañéis y sigáis la 2ª y última entrega de la conversación que mantuvimos con él.

¿Cuándo y cómo se inició en el arte?

B.B.:   Cuando tenía 12 años, mis padres me ingresaron en el seminario Claretiano de Banapá, para iniciar mis estudios de Teología. Ahí tuve mis primeros contactos con la música, formé parte del coro que cantaba los domingos en las misas. Años después, el régimen lo cerró y nos mandó a la calle. No sé si tenía vocación, ni si llegaría a ser misionero, pero, pronto me di cuenta de que podía seguir haciendo el mismo trabajo en la calle, y más cerca de la gente. Así que, me hice trovador urbano. Y aquí sigo.

En España hay muchos ecuatoguineanos artistas, de todos los géneros posibles. Para ti, ¿cuál es la razón por la cual no tienen presencia en la sociedad artística española?

B.B.:   Cabe recordar que, nunca hubo contacto cultural entre España y el pueblo ecuatoguineano en los años de la colonia y la provincia. Sólo hubo interés económico. No hay ritmos Hispanoguineanos como en los latinos. Si algún cantante español ha viajado a Guinea, solo ha sido en plan mafioso, no para enlazar con la cultura nuestra. Apenas entendieron ni se interesaron en entender nuestra expresión. Tampoco debe ser esto una justificación, simplemente recordar que, Bélgica, Francia e Inglaterra, han servido de vía para difundir la cultura de sus excolonias. Por lo cual, supongo que nos toca esperar mucho todavía. Te aseguro que, si Michael Jackson, fuera ecuatoguineano y se hubiera caído aquí, estaría todavía en la lista de espera para su primera operación de nariz.

Señor Baron Ya Búk Lu, es evidente que no solo hace música étnica. El ritmo moderno de sus últimas creaciones está siendo bien acogido por sus seguidores. “YOU YOU”, ¿es una crítica, estás tendiendo puentes o te estás reafirmando?

B.B.:   You, you es un canto a la libertad del espíritu y la conciencia, una visión adulta que agrupa vivencias amorosas llegadas de un pasado lleno de experiencias, un homenaje a su nombre “El Barón del ritmo”. Bailar, reír y festejar como nunca, recordando los viejos tiempos. “Ya he dicho muchas cosas, ahora me toca bailar”, un canto a la esperanza, la convivencia, al amor y la hermandad…”. Una sonoridad contemporánea que mantiene con fuerza la raíz africana.

¿Qué es lo que falla en la sociedad ecuatoguineana que, a pesar de los grandes artistas que tenemos en el país, nadie vive del arte?

B.B.:   Primero, es la falta de interés de los gobiernos en invertir en ella. Para valorar la cultura, hay que entenderla y formar parte de ella. Cuando una sociedad ya consume cultura, es señal de su madurez. Lo último que consume una sociedad, es la cultura. A río revuelto…, no hay espacio para la cultura.

¿Cómo, por qué y cuándo aparece el fenómeno «playback» en la escena musical ecuatoguineana?

 B.B.:   Sí. En los 80’s se cayó todo y llegó el play-back, el play-back mediocre, que esto lo ves hasta en la presidencia. Si el mismo Jefe del Estado permite que delante de él se haga un play-back, todo el mundo lo hace. Han llevado el play-back a unos extremos que, o tú haces play-back o no haces nada. Ellos se han conformado de tal manera que, les dan un millón más, se van, ponen el CD, y empiezan a bailar. ¡Es corrupción…! ¡Les corrompen! Se perdió la tradición de tocar con instrumentos. ¡Dinero rápido! ¡Falta de profesionalidad! Si tú ves que algo no te da, no lo vas a hacer. Podría decir que los músicos, allí en Guinea Ecuatorial, no sirven ya para nada. No hay nadie que viva de la música. Entonces, ¿cómo tú vas a querer hacer lo que no genera nada? Igual que nosotros, cuando llegamos aquí en España, nos dimos cuenta de que el problema que hay aquí, es que no había iconos, no tenemos iconos. ¡Hacen falta iconos! En Guinea había grandes estrellas en los años 60’s y 70’s. Ahora nadie quiere sacrificarse o sudar. . . La gente va al dinero fácil. ¿Cómo vas a ir a sufrir? ¿Tú no ves que en los años 70 había un grupo de chicas? Se llamaban Chicas Pop, ahora no puedes ver una mujer ecuatoguineana instrumentista. Tú vas a Guinea, haces un casting de músicos. . . ¡Es que no hay! Ni siquiera una tienda de instrumentos musicales. En los 60’s, y 70’s, existían festivales, grupos de mendjang por todo el territorio nacional. Había clubes donde tú ibas a bailar con orquestas tocando. En Bata había Progreso, donde tocaban Ntumba nkuar, Mboca Mboca. Los Tú y yo, Obiang Mba, En Malabo, Tam Tam Boys. Etofili, Los pikes, berecs, Bochapa bele-bela etc…Y ahora que hay medios, imposible encontrar actuación musical en Guinea Ecuatorial. Los músicos que consiguen subvenciones en Guinea Ecuatorial, se van a Paris a grabar con músicos de estudio, al llegar al país con el producto, se encuentran con el problema de que, algunos no saben interpretar su propia canción. Músicos nativos que tampoco saben reproducir las canciones, por lo cual, los artistas se ven obligados a recurrir al play-back…Y se produce el efecto dominó. He dicho.

 

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *